Nuestra primera visita a URGENCIAS

Estaba claro que antes o después me iba a plantar en urgencias con una o incluso con las dos bebés… Pues bien, la primera visita a urgencias ha sido ayer con Olivia (a los dos meses y medio de su nacimiento). Os cuento cómo fue.

El lunes por la noche, mi madre determinó con su “gadgeto mano” que la niña tenía fiebre, por lo que saqué mi termómetro de infrarrojos y se lo puse para ver si era cierto. El caso es que daba que tenía 36,9 (los pediatras consideran fiebre oficialmente a partir de 37,5). Por si acaso, y dado que tenía mocos, saqué mi arsenal de termómetros (no me fiaba mucho del infrarrojos, por ser demasiado moderno) y usé uno digital poniéndoselo en la axila. Según éste, tenía 37,1…

Termómetro de infrarrojos

Termómetro de infrarrojos

Tras una interesante charla de wassap con mi grupo de amigas (son todas pediatras, aunque ninguna ha estudiado medicina… jejejeje), determinó que si le subía a 37,5 le diera apiretal porque probablemente, al tener mocos, fuera un catarrito. El caso es que no le di nada porque fiebre, lo que es fiebre, no tenía, solo eran unas decimitas.

En la sala de espera del Hospital Nisa Pardo de Aravaca

En la sala de espera del Hospital Nisa Pardo de Aravaca

A la mañana siguiente, noté a la niña MUY caliente, así que volví a sacar el arsenal de termómetros. Con el moderno de infrarrojos ponía que tenía 37,3 y con el digital 38. Decidí llevarla a urgencias (soy madre primeriza y no me quise andar con tonterías). El caso es que al llegar a urgencias del Hospital Nisa Pardo de Aravaca (me atendieron muy rápido y fenomenal) la enfermera usó un termómetro como el mío de infrarrojos y me dijo que no tenía fiebre, que sólo tenía 36,7. Claro, yo muerta de vergüenza, en plan “parezco tonta, no sé ni tomar la temperatura”. No sabía ni qué decir… El caso es que el médico me dijo que ya que estaba ahí la iba a explorar. Le miró los oídos, la garganta, la tripita… A primera vista, no tenía nada. Pero decidió hacerle un análisis de orina. 

Y claro, tomar una muestra de orina de un bebé de dos meses y medio NO ES TAN FÁCIL. Así es que estuvimos 3 horas en la sala de espera, esperando a que Olivia hiciera pipi en una bolsita que le pusieron.

Olivia ya en casa con tratamiento de antibiótico

Olivia ya en casa con tratamiento de antibiótico

Conclusión, tenía infección de orina, lo cual explicaba los picos de décimas que tenía la niña y el hecho de que en mi casa al tomarle yo la temperatura tuviera fiebre y al llegar al hospital no. Menos mal que no le di apiretal por mi cuenta, porque la fiebre se le hubiera ido, pero no hubiéramos sabido lo de la infección (no había síntomas visibles de ello). Total, que hice fenomenal llevándola a urgencias en plan “madre primeriza pesada” y gracias a ello, le detectaron la infección y ya está en tratamiento con antibiótico para ponerse buena pronto.

2 pensamientos en “Nuestra primera visita a URGENCIAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s