Embarazo de gemelos: parto por cesárea

El parto es uno de los momentos que más “cague” da de todo el embarazo… por lo menos yo estaba asustadísima. En primer lugar, no quería ponerme de parto por mi cuenta y tener que ir corriendo a urgencias. Desde que me dijeron que estaba embarazada de gemelos, sabía que quería un parto por cesárea… todo planificado, controladito y minimizando el riesgo. Me había costado tanto quedarme embarazada, se me había hecho tan largo el embarazo (con tanta prueba y tanto control al que estuve sometida) que no quería correr el más mínimo riesgo en la recta final (por muy natural y normal que sea dar a luz).

Así es que, el 15 de enero fui a revisión y la ginecóloga me dijo que ya se me había empezado a borrar el cuello del útero y que me haría la cesárea al día siguiente. De repente me dió un susto tremendo… así de repente… “mañana te vienes a las 12:00, ingresas y a las 13:00 aproximadamente te bajamos al quirófano”. Si a mí me dio susto, no os quiero contar el careto de pariento…

¡Preparados, listos, ya!

¡Preparados, listos, ya!

La sensación de “mañana voy a dar a luz a mis dos hijas” es MUY FUERTE. Así que me fui a casa a terminar los preparativos (repasé la maletita que iba a llevar al hospital por décima vez… y aproveché para meter aún más cosas… ¡un poco más y hago una mudanza completa al hospital!). Ah, también dediqué la tarde a terminar unas cositas del trabajo. A pesar del ataque de ciática y de tener que ir en silla de ruedas las últimas semanas de embarazo, decidí voluntariamente (la médico de cabecera insistía e insistía en darme la baja y que hiciera reposo) trabajar hasta el día del parto, ya que por el tipo de trabajo que tengo no había problema en combinar la oficina con trabajar desde casa. El caso es que la noche antes de dar a luz estuve súper tranquila y dormí fenomenal.

¡Y llegó el gran día! Me desperté temprano, me duché, me lavé el pelo, “hice de vientre”, repasé la maletita una vez más y nos fuimos hacia el hospital (aquí ya sí que empecé a estar un poco nerviosita). Como podéis ver en la foto, llevábamos el coche a rebosar, ¡y eso que es un coche grande!

Césarea parto gemelar

Y ya en el hospital, pues nada, hicimos el ingreso, nos dieron una habitación, me puse la “típica bata de quirófano” y llegó “ese momento” que tanto temía… La enfermera que venía a ponerme el enema (no le convenció mi explicación de que yo ya venía “evacuada”). Cómo explicaros el tema enema… El celador vino 3 veces y 3 veces le tuve que decir que aún no estaba lista para bajar a quirófano… que estaba “haciendo mis cosas”. El caso es que finalmente sobreviví al enema y me bajaron a quirófano, en compañía de pariento (mi madre por más que intentó acoplarse a la excursión al quirófano, no le dejaron).

Parto gemelar por cesárea

Del cuarto, nos bajaron a una sala que había al lado de quirófano donde vino la matrona y me puso los monitores para ver qué tal iban las bebés. Pariento estuvo todo el rato a mi lado… Ese momento fue muy especial, la verdad, los dos juntos, nerviosos, sabiendo que en breve veríamos la carita de nuestras hijas.

Y de ahí, me llevaron al quirófano… SOLA. En el quirófano hacía un frío tremendo y yo estaba asustada con el tema de la epidural. Qué queréis que os diga, pero que te metan una aguja entre las vértebras me acojonaba bastante… Me dio un poco de penita sentirme tan sola. Menos mal que mi ginecóloga es súper cariñosa y me transmitió mucha tranquilidad.

El caso es que tardaron un ratito en prepararme (te cogen una vía, te preparan para ponerte la epidural, te toman la tensión, te ponen los brazos en cruz…) y durante ese tiempo me vinieron a la mente en plan “flashback” mil imágenes de los últimos dos años… El IVI, los intentos fallidos, el master, la sorpresa cuando me dijeron que la última in vitro había dado positivo, los mil controles y análisis durante el embarazo, mi tripita de embarazada, la noticia de que eran dos niñas… y sin darme cuenta de lo que habían ido haciendo los médicos que estaban conmigo, escuché que la ginecóloga decía “ya está aquí Lola”. Y en ese momento, no pude dejar de emocionarme y soltar unas lagrimillas. Yo no podía ver nada (tenía una especie de sábana desde el cuello hacia arriba, pero de reojo vi a la matrona llevando un bebé colgando por los pies que pasaba por mi lado hacia la zona donde reconocían a los recién nacidos. Y entonces la oí llorar… a mi hija LOLA.

Y en menos de dos minutos escuché a la ginecóloga decir “ya está aquí también Olivia” y mismo procedimiento que con Lola. Las dos peques estaban ya fuera y bien. No podía estar más feliz.

Pero de repente me empecé a marear y se lo dije a la ginecóloga. Me dijo que era normal. Luego me vinieron las náuseas, pero claro no tenía nada que vomitar (lo cual creo que es hasta peor, porque te encuentras fatal al no echar nada). Y justo en el momento en el que peor me encontraba, vinieron la matrona y la pediatra a traerme a las niñas y ponérmelas justo en la cara. Yo no estaba en mi mejor momento justamente… Además las pobres niñas estaban feísimas: con la capa esa blanquecina y una cosa amarilla en los ojos. Vamos, que estaba yo para que me pusieran “eso” en la cara. A pesar del mal cuerpo que tenía, fue brutal verlas ahí a las dos y pensar que minutos antes aun estaban dentro de mi tripita.

Luego se acercó la pediatra y me dijo que se iba a llevar a las niñas a la UCI para tenerlas en observación porque le parecía que tenían un “carraspeo” en el llanto… El episodio UCI lo cuento en el post 19 días en la UCI.

Y por fin, terminaron de limpiar y cerrar y me subieron a la UCI durante dos horas antes de llevarme de nuevo a la habitación. Esas dos horas fueron un rollo… porque estás despierta y sola pensando en qué estará pasando en la habitación con toda tu familia en ella…

2 pensamientos en “Embarazo de gemelos: parto por cesárea

    • Hola Anita! Ya leí tu post hace unos días… Enhorabuena a ti también por los peques. Ya te dejan salir a dar un paseo? Por cierto, al final me he comprado el Easy Twins!!! Me llegará en unos días. Ya te contaré qué tal. 🙂

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s